sábado, 9 de marzo de 2013

Entrevista a Alba Quintas


¡Hola Alba! Bienvenida a El Alma del Libro. Gracias por concederme esta entrevista y permitirnos a todos tus lectores conocerte un poco mejor. Antes de nada, felicitarte por resultar finalista en el concurso de Neo. Estar entre los 9 mejores en un concurso donde se presentaron 222 escritores es algo grandísimo.

¡Muchas gracias! Para mí es todo un placer estar por aquí. A ver lo que me tenéis preparado… ¡espero estar a la altura de las preguntas!

Al otro lado de la pantalla, la novela con la que ganaste el premio Jordi Serra i Fabra 2012, fue publicada en Junio de ese mismo año pero ¿Desde cuándo empezó a tomar forma aquella historia en tu mente?

Más o menos, desde abril-mayo del 2011. Tenía en mente escribir algo sobre nuevas tecnologías, pero no sabía cómo enfocarlo. Y de repente, una tarde, me vino a la mente la estructura de la historia: el hecho de que cada capítulo lo narre un personaje distinto, empezando con la frase: “Me llamo... Yo fui quien…” Después de aquello vino todo solo.

¿Por qué decidiste que tu novela tratase sobre el acoso? ¿Querías escribir sobre ello o fue simplemente un tema que escogiste para la historia?

Más que el tema del acoso, que creo que ha sido tratado mucho y de forma muy buena por otros escritores, lo que me llamaba la atención es la nueva dimensión que le puede dar Internet, las redes sociales y demás. Porque a través de un ordenador o un teléfono móvil se difuminan los límites de lo que está bien y lo que está mal. Por otra parte, era un tema que encajaba con la estructura y la forma de contar una historia que yo me había planteado. Creo que con Al otro lado de la pantalla lo hice todo al revés, porque normalmente primero tienes en mente un personaje o una historia, y luego buscas la forma de contarla que mejor le vaya, pero oye… hacer lo que se supone que está mal a veces trae consigo resultados interesantes.

Como tú misma dices, este es un tema que anteriormente ya había sido tratado en otras novelas, y puede que algunos pensasen que ya estaba demasiado visto. ¿Tuviste miedo en algún momento de que la gente creyese que no era más que uno de tantos libros que salen sobre el acoso?

No, nunca. Supongo que la literatura juvenil “realista” (no creo mucho en la separación entre realista y fantástica, pero es la que tenemos) está algo denostada hoy en día, aunque es necesaria. Lo que sí me preocupaba era caer en alguno de los tópicos que inundan este tipo de historias… por ejemplo, en muchas ocasiones, los personajes, o parecen hormonas andantes, o licenciados en filosofía. Yo quería que fueran ingeniosos, pero nada más. De esa misma preocupación viene el hecho de que el protagonista, Luis, el chico al que acosan, sea en un principio uno de los más populares de su clase. Y por otra parte, supongo que el acoso es lo que más llama la atención de Al otro lado de la pantalla, pero la historia va sobre muchas más cosas. El miedo a ser uno mismo, por ejemplo, o la forma en la que ciertas situaciones te paralizan y te impiden actuar.


La novela trata el tema del acoso desde todos los puntos de vista, desde el de la víctima, el acosador, sus compañeros, sus padres, profesores…. ¿Decidiste desde un principio que sería así? ¿Alguno te costó más desarrollarlo?

Desde el principio. Me lo planteé como un reto personal, el ser capaz de escribir desde tantas posturas diferentes, de ir cambiando la forma de pensar en poco tiempo. Escribo bastante rápido, así que a veces era un poco de locos acabar un capítulo e inmediatamente “mudarse de mente”, y meterse en la cabeza de alguien completamente distinto. El que más me costó fue Álex, el acosador, por supuesto. Adentrarme en sus pensamientos me daba miedo. Es uno de esos personajes que crecen a medida que desarrollas la historia, y cuando llegué a su capítulo, tenía tan definido lo que pasaba por su mente que me parecía que no iba a ser capaz de expresarlo. La mayoría de las veces no sabía si me estaba quedando corta o me pasaba definiendo su personalidad. Tuve que variar ligeramente a su contrapunto, Luis, y hacerle incluso más inocente de lo que tenía planeado, porque si no Álex acababa él solito con mi historia. Pero al final encontré el equilibrio que buscaba.

Hay varias partes de la novela donde vemos que tratas ligeramente la psicología y hablas de la opinión que tienen expertos sobre diferentes temas. ¿Fue una novela para la que tuviste que realizar un previo trabajo de documentación?

Nada. No me documenté, es un hecho, y también es algo de lo que no me arrepiento. Quizá con un trabajo previo la novela hubiera sido más tópica, no lo sé. Pero es una novela tan personal, al menos por el contexto en que se desarrolla, que nunca lo necesité.

Alejándonos solo un poco de esa novela. ¿Consideras que para que una novela sea buena es necesario que haya una historia de amor?  ¿Qué crees que puede aportar una historia de amor en una novela no romántica?

¡No! Para nada. Para que una novela sea buena, tiene que ser buena, nada más. El ritmo adecuado, personajes interesantes, una estructura que se ajuste a la trama, buena prosa… esas cosas. Cada historia pide las tramas que pide, ni más ni menos, y meter una historia de amor con calzador es una manera maravillosa de pifiarla. En serio. El problema está en que nos hemos acostumbrado hasta tal punto a leer novelas con un toque romántico, que cuando aparece una sin él parece que se queda coja. Y no es cierto.  

¿Qué opinas del panorama actual de la literatura juvenil? ¿Crees que está poco valorada? En los últimos años hemos podido ver que cada vez hay más lectores de este tipo de literatura, nuevos blogs, incluso más escritores tal vez. ¿Crees que ya ha alcanzado su punto más alto o aún tiene que seguir abriéndose hueco?

Poco valorado… no sé si puedo opinar sobre ello. No lo creo. Hay millones de lectores devorando novelas juveniles, y además diría que son los lectores más fieles, los que realmente viven las historias que están en los libros. Y no, no está en su punto más alto. Seguirá hacia arriba, y estoy segura de que, por ejemplo, cada vez son más los adultos que se acercan a la literatura juvenil.

Continuando en la misma línea. El premio Jordi Serra i Fabra es desde hace años seguramente, el concurso más importante para jóvenes escritores de esta lengua. ¿Crees que se le valora lo suficiente?

Cada vez son más los participantes, y aparece en más blogs, revistas y demás, pero aún queda trabajo por hacer. Quizá no sea un tema tanto del concurso en sí, como una pregunta más general: ¿pueden los adolescentes estar a la altura de escritores consagrados a la hora de crear historias?  Si algo he aprendido leyendo novelas en blogs y en foros es que quizá tengamos menos experiencia, pero… somos valientes. Por Internet hay historias que rompen con todo lo preestablecido en literatura juvenil, historias que nunca verás en una librería. Muchas de ellas se presentan cada año al JSiF, y el jurado suele tenerlo difícil para decidir. No por ser un concurso de menores de edad  hay menos calidad entre las novelas. Los escritores consagrados deberían empezar a preocuparse un poco, porque no saben la que se les viene encima.

Creo que hablar del JSiF es hacer soñar a muchos jóvenes que cada año sueñan con ganarlo. En blogs, en foros, en Twitter. Cada año, con cada nuevo certamen, todos esos jóvenes se reúnen y comparten sus historias y se animan entre sí. ¿Cuándo empezó tu sueño de ganar el Jordi?

La primera vez que oí hablar de él tenía trece años, y creo que solo se habían publicado las novelas de Arturo y Jara. Hacía años que yo soñaba con publicar una novela, y cuando descubrí el premio… fue como si me dijeran: Míralo, ahí está. Fue una meta, algo por lo que luchar durante cinco largos años. Por supuesto, primero tenía que conseguir acabar una novela, lo que conseguí con catorce, y luego ya, la segunda que escribí, la envié a concursar. Y así empezaron tres años de escribir novela, esperar el fallo, la llamada de Jordi, la carta con la evaluación del manuscrito… y sobre todo, de intentar superarme. De aprender con cada certamen.

A la tercera va la vencida, te presentaste dos veces antes de ganar el premio, en las que quedaste en la lista de oro y lista de plata ¿Cómo fue la espera? ¿Te desilusionaste alguna vez al no haber ganado o eso te dio más ánimos?

Las esperas son mi perdición. Supongo que es lo peor de los concursos literarios, pero de verdad, la impaciencia me podía a ratos. Y no, nunca llegó a desilusionarme. Todo el mundo que desea algo con fuerza tiene algunos bajones, pero si se sigue luchando por ello… 
Me acuerdo que cuando quedé en la lista de oro y recibí la llamada de Jordi, me dijo: “Te espero el próximo. Ya solo te queda un paso, seguro que estarás entre los finalistas”. Es lo bueno de los concursos, o al menos del JSiF, que dependes de tu propio esfuerzo, y nada más. ¿Rendirse? ¡Eso es de cobardes!

Has hablado antes de que escribiste una novela que no llegaste a presentar al concurso ¿Cuántas novelas has escrito hasta el momento?

Cinco. Una historia de traiciones y mentiras, Actuando en la vida real, Por ver el color del cielo, Al otro lado de la pantalla, y Globe. Las tengo todas las guardadas, son mis tesoros, un pedazo de mí, la prueba de cómo voy creciendo como escritora. A veces cojo una página de cualquiera, la leo, y normalmente me horrorizo. Pero eso es bueno, supongo. Es la prueba de que sigo aprendiendo, y honestamente, espero no dejar nunca de hacerlo. 
Por otra parte, tengo muchas escritas a medias o guiones guardados en el cajón. Normalmente las abandono porque no acaban de convencerme, porque tratan sobre un tema que se pone de moda mientras las escribo (hay que ver qué rabia da esto), o porque se me ocurre otra con más posibilidades. Pero son ideas que se quedan ahí, en el cajón, y que seguramente algún día retomaré.

¿Puedes contarnos algo de Globe, la novela con la que resultaste finalista en el premio de Plataforma Neo? ¿Es una novela con final cerrado? ¿Tendrá continuación? ¿Vas a intentar publicarla en alguna otra editorial?

Globe es… no estoy muy segura de qué es, quizá un experimento, quizá un intento de romper todos mis límites a la hora de escribir, quizá una locura que, por algún extraño motivo, me salió bien. Transcurre en la ciudad imaginaria del mismo nombre que el libro, una ciudad regida por el teatro, donde Gilbert, un chico de la Tierra, lleva encerrado desde hace un año sin saber por qué. Lo que más me gusta es la mezcla de fantasía con toda la historia de la literatura clásica que conseguí hacer. Eso, y, por supuesto, lo bien que me lo pasé escribiendo teatro, y soñando con parecerme un poco a Shakespeare o Lope de Vega (por soñar que no sea…)
Es una novela cerrada, aunque me resistí a abandonar el mundo que había creado, y por eso estoy escribiendo una que transcurre en la misma ciudad, Nastia. Creo que la escribo más para mí que por el futuro que pueda tener. Y en cuanto a si veremos Globe publicada algún día… bueno, crucemos los dedos. El mercado editorial siempre es difícil.

Preguntas de los lectores

Rocy

¿Qué vas a hacer con las dos novelas que quedaron finalistas (listas de plata y oro) en el JSiF?


La verdad es que nada. Estoy orgullosa de haber creado sus historias siendo tan joven, pero no puedo pensar que son publicables. Con catorce o quince años (y con dieciocho creo que también) lo importante no es publicar a toda costa, es aprender. Quizá algún día las reescriba, porque tienen buenas ideas, a pesar de que no sabía muy bien cómo desarrollarlas. Pero por ahora, ni me lo planteo.


Mil gracias Alba por esta entrevista, por concedernos tu tiempo y habernos dejado conocerte un poquito más. Muchísima suerte en todos tus proyectos, seguro que en no mucho tiempo podremos ver una novela con tu nombre en las librerías. El esfuerzo recibe su recompensa y nadie merece más recompensa que tú por todo cuanto estás luchando.

Una vez más, felicidades Alba.

9 comentarios:

  1. Cuanto más leo a Alba por Twitter, y ahora aquí, más me maravilla. Si antes tenía muchas ganas de leer su novela, ahora más todavía. En cuanto me quite de encima unos cuantos libros pendientes me hago con ella seguro.

    Por cierto, muy de acuerdo con lo de las historias de amor con calzador. Es la mejor manera de cargarse una historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alba es... es... es genial. Tienes que leerla Mike =)

      Me alegra mucho que te entren ganas de leer la novela tras leer la entrevista, ese es uno de mis objetivos =).

      Eliminar
  2. La verdad es que he estado perdida estos dos últimos años de las novelas de JSiF, pero leyendo esta entrevista, creo que me animaré a hacerme con su obra. Tiene muy buena pinta, y entran ganas de leer algo, a ver cómo es su pluma. Y ahora me quedo con ganas de leer la obra finalista del Neo. Jo xD
    ¡¡Gracias por la entrevista y por animarme a descubrir nuevos autores!!
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al otro lado de la pantalla es simplemente genial, una novela que no puede dejar a nadie indiferente, te animo a leerla =)

      Globe... seguro que muy pronto la decide publicar alguna editorial, dale tiempo ;)

      Eliminar
  3. Alba, eres genial. No sabía que tenías tanto camino andado... cinco novelas, y lo que nos queda todavía... solo espero que nos veamos en el camino. Creo firmemente en lo que crees, y estoy seguro de que lo lograremos.
    Gracias Víctor por la entrevista. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte Vicente, me alegro que te gustase la entrevista ;)

      Gracias por pasarte =)

      Eliminar

Gracias por comentar ¡Hacéis que este blog siga adelante! Ten cuidado con los spoliers y por favor, no dejes ningún link a tu blog a no ser que guarde relación con la entrada ¡Ah! Y no te vayas muy lejos, que siempre intentaré responder ^^